OCHO CONSEJOS Y CUIDADOS A TENER EN CUENTA CON LOS  BOLSOS  DE  CUERO

1.- Este bolso está fabricado con un cuero natural de alta calidad, que le confiere una gran parte de su belleza y con el tiempo le hace envejecer de forma natural, lo que le hace incluso más bonito. Sin embargo, es importante destacar que a los materiales nobles hay que cuidarlos con más mimo que a los artificiales. Por ello los bolsos de este tipo de cuero requieren un mayor cuidado pues se pueden manchar y rallar más fácilmente, especialmente con las uñas, y por ello hay que ser especialmente cuidadosos al abrirlos y cerrarlos.

2.- No hay que preocuparse en exceso cuando aparezcan los primeros arañazos con el uso. Es lo normal. Está fabricado con un cuero natural tratado de forma vegetal, que le da su flexibilidad, pero al mismo tiempo le hace blando y agradable al tacto y eso da lugar a que sea más poroso y a que se pueda manchar o rallar con mayor facilidad que los hechos con polipieles sintéticas o con pieles lacadas.

3.- Debe manejarse con cierto cuidado y con las manos limpias, ya que al tratarse de un material natural son muy susceptibles a la absorción de grasas. Atención especial a no dañarles con las propias uñas, sobre todo al abrir o cerrar el bolso.

4.- Si se va a dejar de usar temporalmente, hay que guardarle en una bolsa de tela, para protegerle, y rellenarle con papeles para evitar que se deforme.

5.- Es conveniente hidratarlo dos veces al año con un paño de algodón blanco y un acondicionador de piel, y a continuación pasarle un paño limpio para evitar que los poros queden obstruidos.

6.- Debido a su porosidad, a este tipo de cuero le afecta mucho el agua dejándole manchas o marcas en forma de gotas, por lo que debe tenerse especial cuidado con la lluvia. No deben mojarse, pero si ello ocurriese lo primero que hay que hacer es secarlo enseguida con un trapo o pañuelo de algodón, sin frotar y sin usar ninguna fuente de calor, dejando después que se termine de secar al aire. Para recuperar la flexibilidad original lo mejor es aplicarle una crema acondicionadora, pero ello no quitará las marcas en su totalidad.

7.- En caso de manchas aceitosas hay que utilizar polvos de talco. Se cubre la mancha y se deja reposar unas horas. Después se limpia con un cepillo suave y un paño limpio.

8.- Es recomendable meter los cosméticos dentro de un pequeño neceser para que no manchen el bolso por dentro en caso de que se salga de su recipiente alguno de ellos.