Los bolsos y mochilas de Muicuero están fabricados con pieles de vacuno de alta calidad, curtidas por métodos naturales tradicionales respetuosos con el medio ambiente, que les confiere una gran parte de su belleza. En general, sea cual sea el procedimiento de curtido, la preparación de las pieles comienza curándolas con sal para reducir el porcentaje de humedad. Esto puede hacerse con sal húmeda, salando fuertemente las pieles y prensándolas en paquetes durante unos 30 días, o con salmuera y agitación durante unas 16 horas. Las pieles se mojan luego con agua limpia para eliminar la sal y con una solución de cal y agua para ablandar el pelo. La mayoría del pelo se elimina entonces usando una máquina y quitando los restos a mano con un cuchillo romo, proceso conocido como labrado.

El curtido puede ser realizado con productos vegetales o minerales. En el curtido vegetal, que es el procedimiento usado para curtir las pieles utilizadas para fabricar los bolsos de Muicuero, se usan taninos, que se producen naturalmente en la corteza de algunos árboles, siendo los más usados en la actualidad los de castaño, roble, cerezo y manglar. Las pieles se estiran sobre marcos y se sumergen durante varias semanas en cubas con concentraciones crecientes de tanino. La piel curtida vegetalmente es muy flexible y se usa para fabricar bolsos, maletas y muebles. Este tipo de piel es de color natural, marrón claro y suave. Además del tanino se utilizan otros ingredientes de origen vegetal, y dependiendo de la mezcla de estos y del color original de la piel, el tono puede ser uno u otro.

En el curtido mineral se suelen usar sales y ácidos de cromo. En bruto, las pieles curtidas con cromo son de tonalidad azul. El curtido mineral es más rápido que el vegetal (todo el proceso se hace en menos de un día) y produce un cuero flexible que es adecuado para zapatos, bolsos y prendas de vestir. Este tipo de piel es resistente al agua y asimila los colores con facilidad. Es el tipo de curtido más moderno y el más utilizado, pero sin embargo es el más contaminante. La piel curtida en esta fase se le conoce como Wet Blue y se mantiene húmeda en espera de los siguientes procesos.

El proceso de acabado del cuero comprende el teñido, el engrasado y el tratamiento superficial. Estas fases de trabajo dependen mucho del proceso de curtición anterior y de las propiedades que se desea obtener en el cuero final. En el engrasado hay que distinguir entre, el engrasado sencillo, engrasado a mano o en tinas y el embutido de la grasa fundida en el cuero seco. En general se emplean sustancias grasas insolubles. En toda esta serie de tratamientos se va elevando la cantidad de grasa introducida y con ello la impermeabilidad del cuero.

El engrasamiento de los cueros al cromo se realiza exclusivamente en tinas de curtición mediante el llamado “caldo graso”, es decir, con sustancias grasas que se han solubilizado en agua con emulsionantes. El teñido de los cueros se consigue con colorantes de anilina, bien empleando cepillos o bien cubas. Los colorantes de los cueros no se distinguen esencialmente de los colorantes textiles. Para coloraciones especialmente genuinas se utilizan en los cueros la aplicación de colorante de complejos metálicos.

El secado de los cueros se realiza en los cueros de clase superior según el procedimiento de la llamada desecación adhesiva en el que se adhiere el cuero húmedo sobre platos de vidrio y se le deseca estirándolo.

Para un ablandamiento mecánico sirve el paso del cuero a través de un pulidor. El acabado de coloración del cuero especialmente para cueros de empeine, de gala, y similares, se realiza, o de manera clásica con colores de caseina los cuales contienen caseina como aglutinante, pigmentos como sustancias colorantes y aceites sulfonados como ablandadores.

El teñido se realiza, o bien con cepillos, o bien con pistolas inyectoras. Entre cada una de las capas que se van añadiendo se efectúa un secado y planchado con una prensa hidraúlica. Para su mejor aspecto también se pueden imprimir algunas cicatrices artificiales. En lugar del planchado se pueden preparar los cueros de un modo clásico exclusivamente con colores sobre albúminas que dan a los cueros un aspecto resplandeciente.

Un cuero queda acabado cuando se trata de cueros pesados, con arreglo a su peso, y en otros casos según su superficie. Estas dos medidas marcan el final de la fabricación del cuero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *